BIENVENIDOS A CONTAFINANZA

CONTABILIDAD Y FINANZAS E IMPUESTOS


DEPRECIACIÓN DE ACTIVOS FIJOS




¿QUÉ ES LA DEPRECIACIÓN DE ACTIVO FIJO?

Depreciación de activo fijo


La depreciación de activo fijo no es más que una reducción sistemática del costo registrado de un activo. Es la diminución del valor del activo fijo que se produce por su uso y desgaste, lo cual disminuye su valor económico. La depreciación representa cuánto de un activo fijo se ha gastado o qué valor a disminuido por su uso o desgaste.

(También te puede interesar: Acciones preferentes y acciones ordinarias)

La depreciación de activo fijo ayuda a las empresas en la obtención de ingresos por medio de ese activo mientras se va disminuyendo su costo cada año. Si no se tiene en cuenta el valor de la depreciación puede afectar significativamente las ganancia. 

Cuando deprecia activos, puede planificar cuánto dinero se amortiza cada año, lo que le da más control sobre sus finanzas.

¿Por qué los activos se deprecian con el tiempo?


Los activos se deprecian con el tiempo por el uso continuo y el desgaste que tienen; además, de forma indirecta también interviene la introducción de nuevos modelos mas modernos de activos. También influyen otros factores como la inflación. La depreciación es la medida del valor que pierde un activo fijo con el tiempo. 

¿En qué se diferencia la depreciación de la amortización?


La depreciación se refiere solo a los activos físicos o la propiedad. La amortización es un término contable que esencialmente deprecia los activos intangibles como la propiedad intelectual o los intereses de los préstamos a lo largo del tiempo.

ENTENDIENDO LA DEPRECIACIÓN DE ACTIVO FIJO


Como se ha podido ver en los ejemplos anteriores, la depreciación es una convención contable que permite a una empresa cancelar el valor de un activo durante un período de tiempo, comúnmente la vida útil del activo. 

(Te puede interesar: Hipoteca Multidivisa)

Los activos como la maquinaria y el equipo tienen un alto costo. En lugar de cargar al costo el total del activo en el primer año, la depreciación del activo permite a las empresas distribuir ese costo y generar ingresos a partir de él.

La depreciación de activo fijo se usa para contabilizar las disminuciones en el valor en libros a lo largo del tiempo. El valor en libros representa la diferencia entre el costo original y la depreciación acumulada de los años.

La totalidad del desembolso de efectivo puede pagarse inicialmente cuando se compra un activo, pero el gasto se registra de forma incremental a los efectos de la presentación de informes financieros porque los activos proporcionan un beneficio a la empresa durante un período de tiempo prolongado. 

Por lo tanto, la depreciación de activo fijo se considera un cargo no monetario ya que no representa una salida de efectivo real. Sin embargo, los cargos por depreciación reducen las ganancias de una empresa, lo cual es útil a efectos fiscales.

El principio de coincidencia según los principios de contabilidad generalmente aceptados (PCGA) es un concepto de contabilidad de acumulación que dicta que los gastos deben coincidir con el mismo período en el que se generan los ingresos relacionados

(También puedes leer: Ratios Financieros)

La depreciación ayuda a vincular el costo de un activo con el beneficio de su uso a lo largo del tiempo. En otras palabras, cada año, el activo se utiliza y genera ingresos, también se registra el gasto incremental asociado con el uso del activo.

La cantidad total que se deprecia cada año, representada como un porcentaje, se llama tasa de depreciación. Por ejemplo, si una empresa tuvo una depreciación total de $ 100,000 durante la vida esperada del activo y la depreciación anual fue de $ 15,000; la tasa sería del 15% anual.

¿En qué se diferencian el gasto por depreciación y la depreciación acumulada?


La diferencia más básica entre el gasto por depreciación y la depreciación acumulada radica en el hecho de que uno aparece como un gasto en el estado de resultados y el otro es un contra activo informado en el balance general. 

Ambos se refieren al "desgaste" de equipos, maquinaria u otro activo, y ayudan a establecer un valor real del activo, una consideración importante al realizar las deducciones fiscales de fin de año y cuando se vende una empresa y los activos necesitan una valoración adecuada. 

El gasto de depreciación puede ayudar a reducir la obligación tributaria de una empresa. La depreciación acumulada se usa más para pronosticar la vida útil de un activo o para realizar un seguimiento de la depreciación año tras año.


PARA CALCULAR LA DEPRECIACIÓN HAY TRES FACTORES A CONSIDERAR


Vida útil del activo fijo:

Este es el período de tiempo durante el cual la empresa espera que el activo sea productivo. Pasada su vida útil, ya no es rentable continuar operando el activo, por lo que se espera que la empresa se deshaga de él. La depreciación se reconoce durante la vida útil de un activo

Valor de salvamento o de rescate del activo fijo 


Cuando una empresa finalmente se deshaga de un activo, es posible que pueda venderlo por una cantidad reducida, que es el valor de rescate. La depreciación se calcula en función del costo del activo, menos cualquier valor de rescate estimado. Si se espera que el valor de rescate sea bastante pequeño, generalmente se ignora para calcular la depreciación.

Método de depreciación del activo fijo 


Puede calcular el gasto de depreciación utilizando un método de depreciación acelerada o uniformemente durante la vida útil del activo

(Te puede interesar: Contabilidad Financiera Pdf)

La ventaja de utilizar un método acelerado es que puede reconocer más depreciación al principio de la vida de un activo fijo. La ventaja de utilizar una tasa de depreciación constante es la facilidad de cálculo

Ejemplos de métodos de depreciación acelerada son el doble saldo decreciente y los métodos de dígitos de suma de los años. El método principal para la depreciación constante es el método de línea recta

El método de depreciación de las unidades de producción consiste en distribuir el costo actualizado del bien en partes o fracciones desiguales durante sus años de vida útil estimados, aplicando una depreciación en función a la cantidad de unidades producidas por el bien sin importar las horas trabajadas. Su aplicabilidad es similar al método de las horas de trabajo, con la variante que en vez utilizar las horas de trabajo se utiliza la producción realizada.

El método también está disponible si desea depreciar un activo en función de su nivel de uso real, como se hace comúnmente con los motores de avión que tienen períodos de vida específicos vinculados a sus niveles de uso.

También es importante considerar que si en la mitad de la vida útil de un activo, espera que cambie su vida útil o el valor de rescate, debe incorporar la alteración en el cálculo de la depreciación durante la vida restante del activo; no cambie retroactivamente ninguna depreciación de activo fijo que ya haya sido registrada.

MÉTODOS DE DEPRECIACIÓN (TIPOS DE DEPRECIACIÓN)


Línea recta


La depreciación de activos mediante el método de línea recta suele ser la forma más básica de registrar la depreciación. Informa gastos de depreciación iguales cada año durante toda la vida útil hasta que todo el activo se deprecia a su valor de rescate. 

(Te puede interesar: NIIF PYMES)

Suponga que una empresa compra una máquina a un costo de $6,000.00. La empresa decide un valor de rescate de $ 1,000.00 y una vida útil de cinco años. Con base en estos supuestos, el monto depreciable es de $ 5,000.00 (costo de $ 5,000.00 - valor de rescate de $ 1,000.00) y la depreciación anual usando el método de línea recta es: 

Monto depreciable de $ 5,000.00 / 5 años, o $ 1,000.00 por año. Como resultado, la tasa de depreciación es del 20% ($ 1,000.00 / $ 5,000.00). La tasa de depreciación se utiliza tanto en el cálculo del saldo decreciente como en el cálculo del doble saldo decreciente.

Saldo decreciente


El método de saldo decreciente es un método de depreciación acelerada. Este método deprecia la máquina a su porcentaje de depreciación lineal multiplicado por su monto depreciable restante cada año. Debido a que el valor en libros de un activo es más alto en años anteriores, el mismo porcentaje provoca una mayor cantidad de gastos de depreciación en años anteriores, disminuyendo cada año.

Usando el ejemplo del método de depreciación de línea recta anterior, la máquina cuesta $ 6,000.00, tiene un valor de rescate de $ 1,000.00, una vida útil de 5 años y se deprecia al 20% cada año, por lo que el gasto es de $ 1,000.00 en el primer año ($ 5,000.00 monto depreciable * 20 %), $ 800.00 en el segundo año (($ 5,0000 - $ 1,000.00) * 20%), y así sucesivamente.

Doble saldo decreciente doble (DSD)


El método de depreciación de doble saldo decreciente es otro método de depreciación acelerada. Luego de tomar el recíproco de la vida útil del activo y doblarlo, esta tasa se aplica a la base depreciable, valor en libros, por el resto de la vida esperada del activo. 

(También te puede interesar: Flujo de Efectivo Método indirecto)

Por ejemplo, un activo con una vida útil de cinco años tendría un valor recíproco de 1/5 o 20%. Se aplica el doble de la tasa, o el 40%, al valor contable actual del activo para la depreciación. Aunque la tasa permanece constante, el valor en dólares disminuirá con el tiempo porque la tasa se multiplica por una base depreciable más pequeña en cada período.

Ejemplo: Depreciación de un Equipo con un costo de $ 41,000.00, valor de rescate de $1,000.00 y una vida útil de 5 años.


En el último año el importe de la depreciación es el monto necesario para reducir el valor en libros a su valor de rescate. En el primer año no se toma en cuenta este valor de rescate, solamente en el último año. 

Suma de dígitos del año (SDA)


El método de depreciación de la suma de los dígitos del año también permite una depreciación acelerada. Para empezar, combine todos los dígitos de la vida esperada del activo. Por ejemplo, un activo con una vida de cinco años tendría una base de la suma de los dígitos del uno al cinco, o 1+ 2 + 3 + 4 + 5 = 15. 

En el primer año de depreciación, el facto de depreciación sería 5/15. En el segundo año, solo 4/15. Esto continúa hasta que el año cinco se deprecie el 1/15 restante de la base. Según el ejemplo anterior sería de la siguiente manera:

Costo del activo $6,000.00, valor de rescate $1,000.00, vida útil 5 años. 
Primer año: $5,000.00 * (5/15) = 1,666.67


Unidades de producción


El método de depreciación de unidades de producción requiere una estimación de las unidades totales que producirá un activo durante su vida útil. Los gastos de depreciación se calculan por año en función del número de unidades producidas. Este método también calcula los gastos de depreciación en función del monto depreciable.

Registro de depreciación

Cuando se compra un activo, se registra como un débito para aumentar una cuenta de activo, que luego aparece en el balance general, y un crédito para reducir el efectivo o aumentar las cuentas por pagar, que también aparece en el balance general. 

Ningún lado del asiento de diario anterior afecta el estado de resultados, donde se informan los ingresos y gastos. Para trasladar el costo del activo del balance al estado de resultados, la depreciación se en cada período.

(Te puede interesar: Tipos de Contabilidad)

Al final de un período contable, un contador contabilizará la depreciación de todos los activos capitalizados que no estén completamente depreciados. El asiento de diario para esta depreciación consiste en un débito al gasto de depreciación, que fluye a través del estado de resultados, y un crédito a la depreciación acumulada, que se informa en el balance

La depreciación acumulada es una contra cuenta de activo, lo que significa que su saldo natural es un crédito que reduce el valor liquidativo. La depreciación acumulada de un activo determinado es su depreciación acumulada hasta un solo punto de su vida.

El valor en libros es el neto de la cuenta del activo y la depreciación acumulada. El valor de rescate es el valor en libros que permanece en el balance general después de que se ha tomado toda la depreciación hasta que el activo se vende o se dispone de otro modo. Se basa en lo que una empresa espera recibir a cambio del activo al final de su vida útil. Como tal, el valor de rescate estimado de un activo es un componente importante en el cálculo de la depreciación.

(También puedes leer: Organizaciones económicas)

Una vez que se deshace de un activo, acredita la cuenta de Activos Fijos en la que se registró originalmente el activo y debita la cuenta de Depreciación Acumulada, eliminando así el activo del balance. 

Si un activo no se depreció por completo en el momento de su disposición, también será necesario registrar una pérdida sobre la parte no depreciada. Esta pérdida se reducirá con cualquier producto de la venta del activo.

OTROS ASPECTOS SOBRE LA DEPRECIACIÓN DE ACTIVOS FIJOS


La depreciación no tiene nada que ver con el valor de mercado de un activo fijo, que puede variar considerablemente del costo neto del activo en un momento dado.


La depreciación es importante en el cálculo de los flujos de efectivo de una empresa, porque se incluye en el cálculo de los ingresos netos, pero no implica ningún flujo de efectivo. Por lo tanto, un análisis de flujo de efectivo requiere la inclusión de la utilidad neta, con una adición de cualquier depreciación reconocida como gasto durante el período.

La depreciación no se aplica a los activos intangibles. En cambio, la amortización se utiliza para reducir el valor en libros de estos activos. La amortización casi siempre se calcula utilizando el método de línea recta.