BIENVENIDOS A CONTAFINANZA

CONTABILIDAD Y FINANZAS E IMPUESTOS


CAPITAL DE TRABAJO, CONCEPTO




DEFINICIÓN DE CAPITAL DE TRABAJO

Capital de trabajo, hombres con bolsa de dinero y monedas

¿Qué es el capital de trabajo?


El capital de trabajo, también conocido como capital de trabajo neto, es la diferencia entre los activos corrientes de una empresa, como efectivo, cuentas por cobrar (facturas impagas de los clientes) e inventarios de materias primas y productos terminados, y sus pasivos corrientes, como cuentas por pagar. 

(También te puede interesar: Acciones preferentes y acciones ordinarias)

El capital de trabajo neto es una medida de la liquidez de una empresa y se refiere a la diferencia entre los activos corrientes operativos y los pasivos corrientes operativos. En muchos casos, estos cálculos son los mismos y se derivan del efectivo de la empresa más las cuentas por cobrar más los inventarios, menos las cuentas por pagar y menos los gastos acumulados.

El capital de trabajo es una medida de la liquidez, la eficiencia operativa y la salud financiera a corto plazo de una empresa. Si una empresa tiene un capital de trabajo positivo sustancial, entonces debería tener el potencial para invertir y crecer. Si los activos corrientes de una empresa no exceden sus pasivos corrientes, entonces puede tener problemas para crecer o pagar a los acreedores, o incluso ir a la quiebra.

El capital de trabajo neto de una compañía consiste en su activo corriente menos su pasivo corriente. El activo corriente, principalmente efectivo y valores a corto plazo, cuentas por cobrar e inventarios, son activos que normalmente pueden convertirse en efectivo en menos de un año

(También puedes leer: Flujo de efectivo, método indirecto)

El pasivo corriente, principalmente préstamos a corto plazo, cuentas por pagar e impuestos por pagar, son obligaciones que se espera se venzan en menos de un año. La administración del capital de trabajo implica todos los aspectos de la administración de activo corriente y pasivo corriente.

ADMINISTRACIÓN DEL CAPITAL DE TRABAJO


La meta de la administración del capital de trabajo es maximizar la riqueza de los accionistas, evitando decisiones con valor presente neto negativo y buscando decisiones con valor presente neto positivo. 

Algunos métodos que los gerentes usan en la práctica para tomar decisiones de capital de trabajo no usan los principios de las finanzas; más bien, usan reglas prácticas poco precisas o modelos mal construidos. Le recomendamos evitar tales métodos. Las decisiones de capital de trabajo pueden y deben tomarse con miras a maximizar la riqueza de los accionistas.

El capital de trabajo representa el ciclo financiero a corto plazo de la empresa


El capital de trabajo representa el ciclo financiero a corto plazo de la empresa, que se puede definir como el tiempo promedio que transcurre entre la adquisición de materias primas y servicios, su transformación, su venta y finalmente su recuperación convertida en efectivo. 

(También puedes leer: Ratios Financieros)

El principio de contabilidad de período contable señala la necesidad de conocer los resultados de operación y la situación financiera de la entidad en períodos convencionales de un año. El monto del capital de trabajo está compuesto por todas las cuentas del activo corriente, y el monto del capital de trabajo neto se obtiene como resultado de restarle al activo corriente el pasivo corriente y representa generalmente un exceso entre los bienes y derechos que podrían estar disponibles en efectivo en el término de un año, menos los pasivos exigibles en el mismo período.

La administración de capital de trabajo implica realizar las inversiones apropiadas en efectivo, valores negociables, cuentas por cobrar e inventarios, así como el nivel y la mezcla de los tipos de financiamiento a corto plazo. 

LA ADMINISTRACIÓN DE CAPITAL DE TRABAJO INCLUYE VARIAS RELACIONES COMERCIALES BÁSICAS:


Impactos de ventas


La compañía debe determinar los niveles apropiados de cuentas por cobrar e inventarios. Otorgar crédito fácil a los clientes y mantener inventarios elevados podría ayudar a impulsar las ventas y surtir los pedidos rápidamente, pero conlleva costos.

Liquidez


La compañía debe escoger niveles de efectivo y valores negociables, teniendo en cuenta las necesidades de liquidez y cualquiera de los saldos compensadores que se requieran.

Relaciones con los interesados


Los proveedores y clientes reciben un impacto directo de la administración del capital de trabajo. A los clientes les preocupa la calidad, el costo, la disponibilidad y la reputación de servicio de la compañía. Asimismo, la compañía tiene preocupaciones similares acerca de sus proveedores. La reputación de la compañía depende, en gran medida, de cómo maneje sus activos y obligaciones a corto plazo.

Mezcla de financiamiento a corto plazo


La compañía debe escoger la mezcla de financiamiento a corto plazo, así como las proporciones de financiamiento a corto y largo plazos, teniendo en cuenta sus objetivos de rentabilidad y riesgo.

(Te puede interesar: Organizaciones económicas)

El capital de trabajo tiene una participación fundamental en la estructura financiera de la compañía y de los resultados de la entidad en los períodos convencionales anuales, y es de vital importancia el mantener la actuación del ente económico en un grado tal de liquidez que permita el desarrollo continuo y armónico de las operaciones. 

La liquidez se mide con lo que se conoce como la “razón circulante”, que representa las veces que el pasivo corriente cabe dentro del activo corriente o las veces que el activo corriente es más grande que el pasivo corriente, la que se obtiene dividiendo el activo corriente entre el pasivo corriente

La razón circulante es el medio más usual para medir el margen de seguridad que la empresa mantiene para cubrir las necesidades de flujo de efectivo, que se generan a través de su ciclo operativo de corto plazo, compras de materias primas, transformación de las mismas, ventas y recuperación en efectivo, modificándose para ello las cuentas de activo y pasivo corriente. A continuación ejemplificamos estos conceptos:

Capital neto índice de liquidez

El caso A muestra un capital neto de trabajo de 500.00 y la liquidez es de 2 porque el activo corriente representa dos veces el pasivo corriente. En el caso B el capital neto de trabajo es de 200.00 y la liquidez de 1.25. 

En el caso C el capital neto de trabajo es de 0.00 porque el activo corriente es igual al pasivo corriente y la liquidez de 1, y, en el caso D se tiene un capital neto de trabajo negativo de 250.00, en virtud de que el pasivo corriente es mayor que el activo corriente por lo que el índice de liquidez es de 0.80, el que representa que se tienen 80 centavos de activos circulantes de cada unidad monetaria de pasivo corriente.

El capital, además, representa la inversión que los accionistas de la empresa tienen destinada para producir ingresos futuros a través de las ventas, existiendo la razón de ventas netas a capital de trabajo que mide las necesidades de las ventas netas sobre el capital del trabajo. 

Al dividir las ventas netas entre el capital neto de trabajo, se obtiene las veces de ventas netas que producen una unidad monetaria de capital neto de trabajo.

Ventas netas a capital neto de trabajo

El caso A muestra que el capital de trabajo neto genera dos veces de ventas netas; para vender una unidad monetaria se necesitan 50 centavos de capital neto de trabajo. 

En el caso B se generan cinco veces de ventas o se necesitan 20 centavos para vender una unidad monetaria. En el caso C, en donde no existe capital neto de trabajo porque todo el activo corriente está financiado por el pasivo corriente, la generación de ventas no requiere de inversión de capital neto de trabajo. 

Esta última situación se presenta en algunos casos en las tiendas de autoservicio, en donde los proveedores son los que financian la inversión circulante. Por último, el caso D muestra un monto negativo de capital de trabajo y genera ventas de cuatro veces. Puede decirse que este es un caso empírico.

El capital de trabajo también representa los recursos netos como propiedad de los accionistas, destinados a las operaciones normales de la empresa y se mide con la razón de capital de trabajo al capital contable.

 Ventas netas a capital neto de trabajo contable

Esta razón representa el porcentaje del capital contable que está requiriendo el capital de trabajo. Es una medida interesante, ya que el capital de trabajo muestra la habilidad de la administración sobre la inversión que requiere la empresa de activos corrientes y su financiamiento que, a excepción de préstamos, no le cuesta a la empresa. 


El capital de trabajo comprende varios conceptos, siendo los principales los que se tratan en este post: El efectivo y las inversiones temporales de inmediata realización, las cuentas por cobrar, los inventarios y el pasivo corriente.

Las políticas sobre el capital de trabajo establecen las guías que regulan la administración de los conceptos que lo integran, ya sea en forma directa o indirecta, con objeto de mantener un nivel óptimo, y así ayudar a mantener la liquidez y mejorar la rentabilidad de la empresa.

Ciclo financiero a corto plazo del capital de trabajo


Ciclo financiero a corto plazo del capital de trabajo

LOS CAMBIOS EN EL CAPITAL DE TRABAJO AFECTANN EL FLUJO DE CAJA DE UNA EMPRESA


La mayoría de los proyectos nuevos importantes, como la expansión de la producción o hacia nuevos mercados, requieren una inversión en capital de trabajo. Eso reduce el flujo de caja. Pero el efectivo también caerá si el dinero se recolecta con demasiada lentitud o si los volúmenes de ventas están disminuyendo, lo que provocará una caída en las cuentas por cobrar. Las empresas que utilizan el capital de trabajo de manera ineficiente pueden impulsar el flujo de caja presionando a proveedores y clientes.

¿Por qué es importante el capital de trabajo?


El capital de trabajo es importante porque es necesario para que las empresas sigan siendo solventes. En teoría, una empresa podría quebrar incluso si es rentable. Después de todo, una empresa no puede depender de las ganancias contables para pagar sus facturas; esas facturas deben pagarse en efectivo y en la mano. 

Para ilustrarlo, considere el caso de una empresa que había acumulado $ 1 millón en efectivo debido a las ganancias retenidas de años anteriores. Si la empresa invirtiera todos los $ 1 millón a la vez, podrían encontrarse con activos corrientes insuficientes para pagar sus pasivos corrientes.