BIENVENIDOS A CONTAFINANZA

CONTABILIDAD Y FINANZAS E IMPUESTOS


CRISIS Y REFORMA DE LA SEGURIDAD SOCIAL




Por: Jesús Huerta de Soto
Catedrático de economía política en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid

Al final encontraras el video de Jesús Huerta de Soto sobre la crisis y reforma de la seguridad social. El plantea su punto de vista sobre la seguridad social pública. También te dejo escrito los temas a tratar en el vídeo, espero te sea de gran utilidad. 

Crisis y reforma de la seguridad social

(También te puede interesar: Hipoteca multidivisa)

CRISIS Y REFORMA DE LA SEGURIDAD SOCIAL EN ESPAÑA


LA SEGURIDAD SOCIAL


La crisis de la seguridad social, unánimemente reconocida, es de una doble naturaleza: Por un lado, se trata de una crisis técnica, de naturaleza económica-actuarial; por otro lado, se trata de una crisis de naturaleza ética.

LA CRISIS DE LA SEGURIDAD SOCIAL


- Problemas técnicos
- Problemas éticos

La seguridad social se financia con un sistema de reparto (pay as you go system), en el que las prestaciones se pagan cada año con cargo a las contribuciones al sistema de ese mismo año (No hay ahorro). Sigue un esquema de tipo piramidal que está prohibido en el sector privado.

PROBLEMAS TÉCNICOS DE LA SEGURIDAD SOCIAL


1) El sistema de reparto disminuye el ahorro, entorpeciendo el desarrollo económico


El sistema financiero de reparto, en que se basa la financiación de la seguridad social, disminuye sustancialmente el ahorro global del país… no sólo porque la presión fiscal en forma de impuestos y cotizaciones es ya casi insoportable, sino también porque la generalidad del público confía (O, por lo menos confiaba hasta ahora) en que las generaciones futuras financiarán la seguridad social, de la misma forma que estamos haciendo los que ahora trabajamos.

(También puedes leer: ¿Qué es el EBITDA de una empresa?)

La disminución del ahorro:

- Nos hace más improductivos y pobres
- Agrava los ciclos económicos

2) Se vuelve insostenible conforme envejece la sociedad


El desarrollo económico impulsa el envejecimiento paulatino de la población, lo que hace que aumente el número de jubilados que reciben prestaciones en relación con el número de trabajadores que las pagan.

Seguridad social en España: En su creación por Franco, en el año 1964: seis trabajadores por cada jubilado. Año 2010: Dos trabajadores por cada jubilado

Otto von Bismarck (Canciller de Alemania 1871-1890) creó la seguridad social en 1883.

La utilización demagógica de la seguridad social, con un coste inicial que aparentemente era fácil de soportar, junto con la destrucción de los hábitos de ahorro popular como resultado de la inflación y la política económica de tipo keynesiano son las principales razones que explican el surgimiento de la seguridad social pública en la mayoría de los países.

3) Las contribuciones las pagan íntegramente los trabajadores


- En una economía de mercado el coste laboral total tiende a lo que los trabajadores aportan al proceso productivo

- Las contribuciones empresariales a la seguridad social, al formar parte del coste laboral total, se descuentan de los salarios brutos de los trabajadores

- En España, los trabajadores pagan a la seguridad social aproximadamente un 30 % de su salario bruto.

PROBLEMAS ÉTICOS DE LA SEGURIDAD SOCIAL


1) El sistema de reparto es injusto porque no ofrece seguridad (No es un seguro)


- Cotizar a la seguridad social no da derecho a recibir una pensión
- Las pensiones están sujetas a decisiones políticas y a la situación económica de cada momento.

2) Es una carga que se impone ilegítimamente sobre las siguientes generaciones


No es ético cargar a las futuras generaciones, sin su permiso, con la obligación de pagarnos las pensiones. El sistema de reparto genera conflictos intergeneracionales y tensiones sociales sin solución

3) Es un sistema de carácter coactivo y paternalista


El sistema estatal de seguridad social se basa en la idea paternalista de que las personas son por naturaleza imprevisoras y que, por lo tanto, es necesario establecer un sistema obligatorio y omnicomprensivo de seguridad social.

Es difícilmente comprensible, por un lado, se considera a los ciudadanos lo suficientemente maduros y responsables como para votar y elegir libremente a sus gobernantes, mientras por otro lado, se les considera incapaces de solucionar por sí mismos el problema de su retiro.

(También puedes leer: Análisis de ratios financieros)

Lo que parece absurdo es que, como sucede actualmente, porque una minoría de la población no hubiese sido capaz de proveer a tiempo para su jubilación, se imponga a la totalidad de ésta la participación de forma coactiva en un sistema estatal que les impide dedicar una gran parte de sus recursos para la vejez de la forma que estimen más rentable y conveniente.

4) Rígido y uniforme


En una sociedad libre surgirían espontáneamente los más variados sistemas de jubilación que permitirían a cada individuo elegir la forma más adecuada de pasar a la jubilación, apareciendo instituciones, como las de la jubilación paulatina y el trabajo a tiempo parcial de los jubilados que, además del daño a la sociedad, minimizarían los graves traumas psicológicos y físicos que en el ámbito de seguridad social experimentan las personas mayores de nuestra sociedad cuando se ven obligadas a jubilarse.

LA CONTRADICCIÓN INHERENTE DE LA SEGURIDAD SOCIAL


La seguridad social pretende conseguir, mediante la imposición de un sistema de reparto, dos objetivos incompatibles entre sí:

-Equidad individual: 


Dar prestaciones en función de las contribuciones realizadas con independencia de las necesidades del receptor (seguro)

- Equidad social o justicia social: 


Dar prestaciones a los más necesitados con independencia de lo que hayan cotizado.

El deseo de perseguir el objeto de la justicia social o de asistencia social a través de la seguridad social afecta claramente al principio de equidad individual (seguro), ya que, como hemos visto, la financiación de la seguridad social por reparto afecta muy negativamente al ahorro y a la economía del país y crea una dinámica que hace imposible el cumplimento de las obligaciones contraídas.

El perseguir el objetivo de equidad individual, con pensiones dependientes de la cotización, lleva a que la seguridad social no cumpla sus objetivos de justicia social puesto que el sistema de reparto hace que, por ejemplo, personas con pocos recursos paguen pensiones a millonarios.

Como conclusión, es claro que los elementos del seguro que existen en la seguridad social abortan sistemáticamente y hacen ineficaz el programa de asistencia social que pretende llevar a cabo la seguridad social, y viceversa.

La seguridad social no cumple lo que promete:

- No da seguridad: Cotizar no da derecho a cobrar una pensión (No es un seguro)
- No es social: No favorece a los menos pudientes

Es muy difícil que un gobierno democrático reforme la seguridad social pública porque el sistema democrático impulsa a que lleguen al poder los políticos que favorecen a los grupos privilegiados de interés, en este caso a los pensionistas, en perjuicio de la mayoría de la población.

No se puede concebir ninguna reforma seria de la seguridad social que no se fundamente en el principio básico de separar ambos objetivos y conseguirlos a través de instituciones diferentes.

- La equidad individual a través de seguros privados de capitalización
- La equidad social mediante la caridad privada

El gobierno es también muy ineficaz en la prestación de ayuda a los necesitados, y no puede competir técnica y económicamente en esta tarea con un ejército de empresarios competidores que dedican sus esfuerzos e ingeniosidad a descubrir las necesidades actuales de los pobres… La caridad privada es mucho más eficaz y ética que la coacción sistemática del estado.

El sistema de reparto quiebra porque disminuye el ahorro y la productividad y se vuelve insostenible conforme envejece la sociedad.

El sistema de reparto es injusto porque no ofrece seguridad (No es un seguro) y supone una carga que se impone ilegítimamente sobre las siguientes generaciones. Es un sistema de carácter coactivo, paternalista, rígido y uniforme.

Los seguros privados basados en la capitalización (Ahorro) favorecen el ahorro de la sociedad y, por lo tanto, el crecimiento económico y el aumento de los salarios reales, y eliminan las injusticias intergeneracionales, tensiones sociales y problemas de insostenibilidad que causa el sistema coactivo de reparto.

LA TRANSICION HACIA UNA SEGURIDAD SOCIAL PRIVADA


Hasta el momento, los ciudadanos a los que se les ha permitido escoger han mostrado una buena disposición a realizar el esfuerzo de hace la transición a un modelo privado de seguridad social.

EL PROBLEMA DE LA ASISTENCIA SANITARIA


Los funcionarios españoles pueden optar entre sanidad pública y privada. Un 90% de ellos escoge la privada.

Debemos permanecer alerta ante las políticas demagógicas que esconden un ataque a la libertad. Tal es el caso de la reforma sanitaria de Barack Obama.

No es cierto que tenga una prioridad absoluta sobre otras necesidades todo lo que pueda hacerse para asegurar la salud y la vida. Partiendo de distintas consideraciones, aceptamos constantemente riesgos y decidimos si determinada previsión es o no rentable, ponderando si es mejor cubrir el riesgo o atender otras necesidades.

El objetivo ideal consistiría en que cada uno por su cuenta estableciera el régimen de asistencia sanitaria (privada) que estimase más adecuado comparando los costes económicos de cada posibilidad de cobertura y tomando una decisión en cada caso en virtud de sus circunstancias y valoraciones personales.

VIDEO SOBRE CRISIS Y REFORMA DE LA SEGURIDAD SOCIAL