SITUACIÓN FINANCIERA

Situación financiera: Elementos de los estados financieros

Los estados financieros con propósito general proporcionan información sobre la situación financiera de la entidad que informa, lo que incluye información sobre los recursos económicos (activos) y las reclamaciones contra la entidad (pasivos y patrimonio). 

Los estados financieros también proporcionan información sobre los efectos de las transacciones y otros sucesos que cambian los recursos económicos y las reclamaciones de la entidad que informa. Ambos tipos de información ofrecen datos útiles para decidir sobre el suministro de recursos a una entidad.

Recursos económicos y reclamaciones


La información sobre la naturaleza y cuantía de los recursos económicos y las reclamaciones de una entidad que informa puede ayudar a los usuarios a identificar las virtudes y debilidades financieras de la entidad. 

Esta información puede ayudar a los usuarios a evaluar la liquidez y la solvencia de la entidad que informa, sus necesidades de financiamiento adicional y la probabilidad con la que obtendrá dicho financiamiento. 

La información acerca de las prioridades y requerimientos de pago de reclamaciones existentes ayuda a los usuarios a predecir cómo los flujos de efectivo futuros serán objeto de reparto entre los que tengan una reclamación contra la entidad que informa.

Los diferentes tipos de recursos económicos influirán de forma diferente en la evaluación del usuario sobre las perspectivas de la entidad en relación con los flujos de efectivo futuros.

Ciertos flujos de efectivo futuros se derivan directamente de los recursos económicos existentes, como las cuentas por cobrar. Otros flujos de efectivo se derivan del uso combinado de diferentes recursos para producir y vender productos o servicios a los clientes

Si bien estos flujos de efectivo no se pueden identificar con recursos económicos específicos (o reclamaciones), los usuarios de los informes financieros necesitan conocer la naturaleza y cuantía de los recursos disponibles para el uso en las operaciones de una entidad que informa.

Dado que los requerimientos específicos de la NIIF para las PYMES invalidan los conceptos expuestos en la Sección 2 de NIIF Para las PYMES, los estados de situación financiera que cumplen con la NIIF para las PYMES pueden incluir partidas que no cumplan las definiciones de activo o pasivo y no se muestren como parte del patrimonio. 

De manera semejante, al momento del reconocimiento inicial, las partidas específicas que cumplan la definición y los criterios de reconocimiento de un activo se reconocerán como un gasto (por ejemplo, los costos de desarrollo que cumplen la definición de activo se reconocen como un gasto de acuerdo con la Sección 18 Activos Intangibles Distintos de la Plusvalía). 

Si bien las definiciones de los elementos seguirán aplicándose en las revisiones futuras de la NIIF para las PYMES, la aplicación de la restricción de costos puede derivar en desviaciones de los principales conceptos que subyacen a la NIIF para las PYMES. 

En estos casos, para mantener una comprensión cohesiva de las NIIF, es útil saber por qué el IASB concluyó que era beneficioso en términos de costo no maximizar los principales conceptos de la Sección 2. 

Por lo general, las razones se exponen en los Fundamentos de las Conclusiones que acompañan a esta NIIF, pero que no son parte integrante de la misma (para conocer las razones del IASB para no exigir el reconocimiento de los costos de desarrollo como un activo, véanse los párrafos FC113 y FC114 de los Fundamentos de las Conclusiones en la NIIF para las PYMES).

Los efectos de aplicar los criterios de reconocimiento a determinados activos de un determinado modo dan lugar, entre otras cosas, al no reconocimiento como un activo de los desembolsos en activos intangibles generados internamente (por ejemplo, las marcas generadas internamente). 

Por ejemplo, los párrafos 18.14 y 18.15 prohíben expresamente el reconocimiento como activos intangibles de marcas, cabeceras de periódicos, títulos de publicaciones, listas de clientes y elementos similares en esencia que son generados internamente, porque los elementos intangibles generados internamente de este tipo en raras ocasiones y quizá nunca cumplen los criterios de reconocimiento.

De manera semejante, la Sección 18 Activos Intangibles Distintos de la Plusvalía también aclara que el desembolso en investigación, formación, publicidad y actividades de puesta en marcha no da lugar a la creación de un activo intangible que pueda reconocerse en los estados financieros

Algunos consideran que esta interpretación de la aplicación de los criterios de reconocimiento es demasiado restrictiva y arbitraria. La prohibición también refleja el hecho de que algunas veces es difícil determinar si hay un activo intangible generado internamente que se distinga de la plusvalía generada internamente.

De manera semejante, los efectos de aplicar los criterios de reconocimiento a determinados pasivos de un determinado modo dan lugar, entre otras cosas, al no reconocimiento de una obligación presente como un pasivo, cuando es menor la probabilidad de que se produzca una salida de recursos para liquidar dicha obligación (es decir, cuando la probabilidad es del 50% o menos) (véase el párrafo 21.12).

ELEMENTOS DE LOS ESTADOS FINANCIEROS


Los estados financieros reflejan los efectos financieros de las transacciones y otros sucesos, agrupándolos en grandes categorías, de acuerdo con sus características económicas. Estas grandes categorías se conocen como los “elementos” de los estados financieros

Los elementos que se relacionan directamente con la medida de la situación financiera, que se muestra en el estado de situación financiera (a veces denominado balance), son los activos, los pasivos y el patrimonio. 

Los elementos que se relacionan directamente con la medida del rendimiento, que se muestra en el estado del resultado integral, son los ingresos y los gastos. Los ingresos y los gastos se definen en relación con los cambios en los activos y pasivos. Por consiguiente, los activos y pasivos constituyen los elementos fundamentales.

La presentación de estos elementos en el estado de situación financiera y en el estado del resultado integral implica un proceso de subdivisión. Por ejemplo, los activos y pasivos pueden ser clasificados según su naturaleza, o de acuerdo con su función en el negocio de la entidad, a fin de presentar la información de la forma más útil a los usuarios para el propósito de tomar decisiones económicas.

Activos



Usualmente, una entidad emplea sus activos para producir bienes o servicios capaces de satisfacer deseos o necesidades de los clientes. Puesto que estos bienes o servicios satisfacen tales deseos o necesidades, los clientes están dispuestos a pagar por ellos y, por tanto, a contribuir a los flujos de efectivo de la entidad. El efectivo, por sí mismo, rinde un servicio a la entidad por la posibilidad de obtener, mediante su utilización, otros recursos.

La tangibilidad no es esencial para la existencia de un activo; por ejemplo, las licencias, las patentes, los derechos de autor y las listas de clientes tienen la cualidad de activos si se espera que produzcan beneficios económicos futuros para la entidad y si son, además, controlados por ella. La mayoría de los activos financieros son derechos contractuales.

Ejemplo: efectivo


Ejemplo 1: Una entidad posee efectivo.

El efectivo es un activo de la entidad. La entidad determina el propósito para el que se destina el efectivo, y por lo tanto espera que genere entradas de efectivo (es decir, el efectivo rinde un servicio a la entidad por la posibilidad de obtener, mediante su utilización, otros recursos).

Ejemplos: activos tangibles


Ejemplo 2: Una entidad posee una máquina que fabrica sus productos.

La máquina es un activo físico que se usa en la producción de bienes que se espera que generen entradas de efectivo a través de la venta.

Ejemplo 3: Una entidad posee un edificio de fábrica en el que manufactura sus productos.

El edificio es un activo físico usado en la producción de bienes que se espera que generen entradas de efectivo a través de la venta.

Ejemplo 4: Una entidad posee una flota de vehículos de motor. Los vehículos son utilizados por el personal de ventas en el desempeño de sus tareas.

Los vehículos de motor son activos físicos usados para el suministro de productos. La entidad espera recuperar el importe en libros de los vehículos con las entradas de efectivo generadas por la venta de productos.

Ejemplo 5: Una entidad que manufactura productos posee un vehículo de motor para el uso comercial exclusivo del director financiero.

El vehículo de motor es un activo físico usado en la administración de la entidad. La entidad espera recuperar el importe en libros de los vehículos con las entradas de efectivo generadas por la venta de productos.

Ejemplo 6 Una entidad posee ganado con animales reproductores para sus actividades agrícolas.

Las cabezas de ganado son activos tangibles usados para la producción de terneros. La entidad espera generar entradas de efectivo con la venta de los terneros.

Ejemplo 7: Una entidad posee un edificio que alquila a terceros independientes mediante arrendamientos operativos a cambio del pago de rentas.

El edificio es un activo físico usado por la entidad para obtener rentas. La entidad espera recuperar el importe en libros del edificio con las entradas de efectivo generadas por las rentas.

Ejemplos: Activos intangibles


Ejemplo 8 Una entidad posee una marca comercial que compró a un competidor. La marca comercial está protegida legalmente a través de su registro en el gobierno local de la marca.

La marca comercial (una marca) es un activo intangible de la entidad. Es un activo de la entidad. El control se evidencia por el derecho legal y la entidad compró la marca comercial con la expectativa de que le permita aumentar sus ingresos futuros, ya sea vendiendo productos o evitando que sus competidores lo hagan (beneficios económicos futuros). El activo (marca comercial) es un activo intangible sin apariencia física (es un derecho legal).

Las marcas son palabras, nombres, símbolos y otros instrumentos utilizados en las relaciones comerciales para indicar el origen de un producto y para distinguirlo de los productos de otros.

Ejemplo 9: Una entidad opera 20 taxis con licencia en la ciudad A. Las licencias de taxi son transferibles a otros operadores de taxi calificados.

Las licencias de taxi son activos intangibles de la entidad. Las licencias son activos de la entidad porque ésta ejerce control mediante el derecho legal a operar 20 taxis en la ciudad para generar beneficios económicos futuros que surjan de las tarifas de taxi. Los activos (licencias de taxi) carecen de apariencia física (son derechos legales).

Ejemplo 10: La entidad A posee 100 acciones ordinarias que conllevan derechos de voto en una junta general de accionistas de la entidad B.

Las acciones en la entidad B son un activo de inversión de la entidad A: La entidad A tiene el control sobre las acciones (es decir, puede decidir si conservarlas o venderlas). La entidad espera obtener entradas de efectivo por los dividendos futuros de las acciones y, eventualmente, ganancias por su disposición.

Ejemplo: Activos sin propiedad


Ejemplo 11: El 1 de enero de 20X1, una entidad celebró, como arrendatario, un acuerdo de arrendamiento no cancelable por cinco años de una máquina que posee una vida económica de cinco años, al final de la cual se calcula que no tendrá ningún valor. Al inicio del arrendamiento, el valor presente de los pagos por el arrendamiento equivale al costo en efectivo de la máquina.

Desde el inicio del arrendamiento, la máquina es un activo del arrendatario. Este tiene control sobre la máquina (es decir, decide el propósito para el que la destina) y espera que la máquina genere entradas de efectivo futuras por la venta de productos fabricados con ella.

En otras palabras, al inicio del arrendamiento, este transfiere, del arrendador al arrendatario, sustancialmente todos los riesgos y las ventajas inherentes a la propiedad. En esencia, el arrendatario posee el activo desde el inicio del arrendamiento.

Pasivos


Una característica esencial de un pasivo es que la entidad tiene una obligación presente de actuar de una forma determinada. De acuerdo con los requerimientos de información financiera de algunas jurisdicciones, se debe reconocer un pasivo denominado “reservas generales” por pérdidas potenciales o futuras no especificadas, basándose en la noción de conservadurismo o prudencia. 

Algunas veces, se las denomina provisiones. Dichas reservas no cumplen la definición de pasivo conforme a la NIIF para las PYMES. Por lo tanto, está prohibido reconocer como pasivos las “reservas generales”.

De manera semejante, las obligaciones que surjan de acciones futuras de la entidad, con independencia de sus probabilidades de ocurrencia, no son obligaciones presentes y, por consiguiente, no cumplen la definición de pasivo. 

Por ejemplo, no debe reconocerse un pasivo por pérdidas futuras esperadas, ya que la entidad no tiene la obligación presente de incurrir en esas pérdidas (por ejemplo, la entidad podría cesar las operaciones que generen pérdidas futuras). Sin embargo, es importante tener en cuenta que la expectativa de pérdidas puede ser un indicador de deterioro del valor de algunos de los activos de la entidad. 

El reconocimiento de pérdidas por deterioro se trata en la Sección 27 Deterioro del Valor de los Activos. Además, si una entidad ha celebrado un contrato oneroso (véase el párrafo 21A.2 en el Apéndice de la Sección 21) según el cual la entidad tiene la obligación inevitable de incurrir en una pérdida, el reconocimiento de un pasivo por dicha pérdida será adecuado porque surge de un suceso pasado (ejecución de un contrato vinculante) y no de actividades futuras que generan pérdidas y se pueden evitar.

Ejemplos: Pasivos


Ejemplo 12: La entidad A tiene la obligación contractual de pagarle 10.000 u.m. a la entidad B, por mercadería que le compró a crédito de 30 días, el 30 de diciembre de 20X0.

El instrumento de deuda (cuenta comercial por pagar) es un pasivo financiero de la entidad A. La compra de mercadería a crédito creó la obligación contractual (obligación legal) de la entidad A de pagarle (salida de efectivo esperada) a la entidad B.

Ejemplo 13: Los desechos del proceso productivo de una entidad contaminaron las aguas subterráneas de la planta de la entidad. En una demanda presentada contra la entidad, los miembros de la comunidad local buscan el resarcimiento por daños y perjuicios a su salud causados por la contaminación. La entidad reconoce su infracción y el tribunal tiene que decidir la cuantía de la indemnización que otorgará a los miembros de la comunidad local.

La entidad tiene un pasivo. Al final del periodo sobre el que se informa, la entidad tiene la obligación legal de indemnizar a los miembros de la comunidad local por los daños y perjuicios ocasionados (es decir, el suceso que da origen a la obligación). Se espera que el pago por daños y perjuicios genere una salida de efectivo de la entidad.

Ejemplo 14: Los desechos del proceso productivo de una entidad contaminaron las aguas subterráneas de la planta de la entidad. En este ejemplo, no se ha iniciado ningún proceso judicial. Sin embargo, la entidad está obligada por ley a recuperar el medio ambiente contaminado.

La entidad tiene un pasivo. Al final del periodo sobre el que se informa, tiene la obligación legal de reparar los daños causados al medio ambiente (es decir, el suceso que da origen a la obligación). Se espera que la recuperación del medio ambiente genere salidas de efectivo.

Ejemplo 15: Una entidad ha hecho la promesa por escrito de contribuir con una suma considerable de dinero para la construcción de un nuevo centro de artes escénicas en su comunidad. Los ejecutivos de la entidad anunciaron la promesa en una conferencia de prensa. 

Con el consentimiento de la entidad, la organización no lucrativa que construirá el centro ha mencionado la promesa de la entidad en los materiales de divulgación destinados a solicitar más contribuciones para la construcción. Según la legislación local, las promesas a organizaciones no lucrativas no son exigibles legalmente.

Aunque la promesa no sea exigible legalmente, al participar en la conferencia de prensa y permitir que su nombre aparezca en los materiales de divulgación, la entidad ha manifestado que ha aceptado la obligación de cumplir con su promesa y ha creado una expectativa válida al respecto en la organización que construirá el centro de artes escénicas (es decir, sus actuaciones han dado lugar a una obligación implícita).

La entidad tiene un pasivo porque tiene una obligación implícita (es decir, debido a sus actuaciones, la entidad no tiene otra alternativa más realista que contribuir con una suma considerable de dinero para la construcción del nuevo centro de artes escénicas).

Ejemplos: No existe pasivo ni suceso que da origen a la obligación


Ejemplo 16: Una entidad que opera diez estaciones de servicio y es propietaria del terreno y de los edificios de dichas estaciones elige “autoasegurarse” en caso de pérdida por incendio en lugar de adquirir un seguro contra incendio para dichos edificios. 

La entidad puede estimar con fiabilidad la probabilidad estadística de la ocurrencia y la cuantía de la pérdida esperada por incendio (pérdida de aproximadamente 100.000 u.m. cada diez años). Para reflejar la pérdida esperada, la entidad pretende reconocer un pasivo de 10.000 u.m. y gastos relacionados cada año durante los próximos diez años. 

La entidad argumenta que la pérdida es altamente probable, que la cuantía se puede medir con fiabilidad y que si hubiera adquirido un seguro, lo reconocería como gasto en cada periodo contable.

El hecho de que la entidad haya retenido el riesgo de incendio no genera una obligación que deba reconocerse como pasivo. Una entidad que adquiere un seguro ha pagado para transferir el riesgo a un tercero y ese pago se debe reconocer como un activo (pago anticipado por servicios) en la fecha en que se efectúa y luego como un gasto en los resultados durante el periodo de cobertura del seguro, haya o no pérdidas por incendio.

El incendio de una de las estaciones constituiría un hecho que requiere la comprobación del deterioro del valor en el activo dañado por el incendio. La comprobación del deterioro del valor podría dar como resultado el reconocimiento de una pérdida por deterioro en los resultados.

Ejemplo 17: El operador de un centro de esquí opera un negocio cíclico, con “años buenos” y “años malos” que dependen principalmente del clima. La entidad cree que, debido a la volatilidad de las ganancias, es prudente diferir el reconocimiento de una parte de las ganancias de un “año bueno” para el “año malo” inevitable, reconociendo un pasivo en los “años buenos” y revirtiendo dicho pasivo en los “años malos”. 

Los propietarios de la entidad están totalmente de acuerdo con reconocer un pasivo en el año bueno. Además, la legislación local sobre el impuesto a las ganancias permite diferir una parte de las ganancias de un “año bueno” para ayudar a los operadores de centros de esquí a tener efectivo para continuar operando durante los “años malos”. El importe de la acumulación (devengo) de la entidad conforme a la NIIF para las PYMES se basa en la legislación fiscal.

Al término de un “año bueno”, la entidad no tiene un pasivo porque no hay un suceso que da origen a la obligación, es decir, no tiene la obligación de pagar nada a nadie ante la expectativa de un “año malo”.

Una acumulación (o devengo) reservada para el impuesto a las ganancias local no necesariamente se reconoce de igual manera que una acumulación o devengo (gasto y pasivo) a los fines de la información financiera.

Ejemplo 18: Una entidad opera una mina a cielo abierto en una jurisdicción donde las leyes de rehabilitación ambiental establecen que todos los pozos de minas de más de 10 metros de profundidad deben rellenarse por completo antes del 31 de diciembre de 2X20 o la compañía minera que perfore los pozos tendrá que pagar una multa considerable.

Los informes geológicos indican que la entidad podrá extraer cantidades considerables de mineral durante al menos 20 años. El mineral se encuentra a 15 metros por debajo de la superficie.

1) Al 31 de diciembre de 20X0, la entidad no ha iniciado las tareas de explotación.

Al 31 de diciembre de 20X0, la entidad no tiene una obligación presente. Si abandonara la operación minera antes de perforar pozos de 10 metros de profundidad, podría evitar tanto la multa como el costo de rellenar la mina.

2) Al 31 de diciembre de 20X1, la entidad ha perforado un pozo de 5 metros de profundidad.

Es muy probable que la entidad extraiga mineral a una profundidad mayor a los 10 metros en el futuro y, por consiguiente, esté obligada a rellenar cada pozo.

Al 31 de diciembre de 20X1, la entidad no tiene una obligación presente porque el pozo tiene menos de 10 metros de profundidad. Si abandonara la operación minera antes de perforar pozos de 10 metros de profundidad, podría evitar tanto la multa como el costo de rellenar la mina.

3) Al 31 de diciembre de 20X2, la entidad ha perforado un pozo de 12 metros de profundidad.

Al 31 de diciembre de 20X2, existe una obligación presente (es decir, la entidad tiene un pasivo) porque la entidad está obligada por ley a rellenar el pozo existente de más de 10 metros de profundidad. Además, la entidad no tiene otra alternativa más realista que rellenar el pozo (o pagar la multa).

Patrimonio


Ejemplos: patrimonio



Ejemplo 19: Al 31 de diciembre de 20X0, una entidad tenía un capital ordinario de acciones emitidas de 100.000 u.m. En 20X1, la entidad emitió 50.000 acciones a 5 u.m. cada una.

Al 31 de diciembre de 20X1, el patrimonio de la entidad incluía 350.000 u.m. de fondos aportados por sus accionistas (es decir, 100.000 u.m. al 31 de diciembre de 20X1 + 250.000 u.m. aportadas en 20X1).

Ejemplo 20: El 1 de diciembre de 20X1, una entidad distribuyó uno de sus vehículos a su propietario- gerente cuando el valor razonable del vehículo era de 56.000 u.m. y su importe en libros era de 15.000 u.m.

El dividendo redujo en 56.000 u.m. tanto el patrimonio (reclamaciones de los propietarios contra la entidad) como el valor de los activos de la entidad disponibles para satisfacer las reclamaciones de los prestamistas. Por consiguiente, la entidad también reconoce una ganancia de 41.000 u.m. luego de distribuir el vehículo al propietario-gerente.

Ejemplo 21: 30 El 31 de diciembre de 20X0, la entidad A adquirió el 75% de la entidad B (ahora su subsidiaria) por 75.000 u.m. cuando el valor razonable de los activos netos de la entidad B era de 100.000 u.m.

El 31 de diciembre de 20X0, el grupo da de baja un activo de 75.000 u.m. (salida de efectivo) y reconoce los activos netos adquiridos en 100.000 u.m. También reconoce en patrimonio la participación no controladora de 25.000 u.m. en los activos netos de una subsidiaria. 

Las participaciones no controladoras representan la participación residual en los activos netos de aquellas subsidiarias poseídas por algunos de los accionistas de las subsidiarias dentro del grupo. Por consiguiente, esto cumple la definición de patrimonio (es decir, la participación residual en los activos de la entidad, una vez deducidos todos sus pasivos).

Nota:

Un pasivo es una obligación presente de la entidad, surgida a raíz de sucesos pasados, al vencimiento de la cual, y para cancelarla, la entidad espera desprenderse de recursos que incorporan beneficios económicos. 

Una característica esencial de un pasivo es que la entidad tiene una obligación presente y que una obligación es un deber o responsabilidad de actuar de una determinada forma. La participación no controladora en los activos netos de una subsidiaria no da lugar a una obligación presente del grupo, cuya liquidación se espera que derive en una salida de beneficios económicos de este.

Ejemplo 22: Desde de su constitución, una subsidiaria está participada en un 75 por ciento por la entidad que informa (controladora) y en un 25 por ciento por un tercero independiente. En el actual periodo sobre el que se informa, donde el patrimonio de la subsidiaria era de 100.000 u.m. (es decir, capital en acciones de 1.000 u.m. y ganancias acumuladas de 99.000 u.m.), la controladora adquirió el 25 por ciento restante de las acciones en su subsidiaria a su valor razonable de 60.000 u.m.

Desde la perspectiva del grupo, la compra de las acciones de su subsidiaria a la participación no controladora es una transacción entre tenedores de instrumentos de patrimonio neto. Por consiguiente, de la transacción no surgen pérdidas ni ganancias. 

No obstante, el grupo debería dar de baja los activos en efectivo (es decir, las 60.000 u.m. pagadas a la participación no controladora) y la partida de patrimonio no controlador de 25.000 u.m. Por consiguiente, también debería reducir otro componente del patrimonio (es decir, las ganancias acumuladas) en 35.000 u.m. (es decir, una redistribución dentro del patrimonio).

Ejemplo 23: Al retirarse uno de los propietarios-gerentes de una entidad el 31 de diciembre de 20X0, la entidad recompró las acciones que poseía el retirado a su valor razonable de 1.000 u.m.

El reparto de 1.000 u.m. en efectivo para recomprar acciones es una devolución de capital a los accionistas, y por lo tanto, debe reconocerse como una disminución de patrimonio.

Nota: Las acciones propias de la entidad no constituyen un activo de la entidad. En su lugar, las acciones son una participación en los activos de la entidad. Por consiguiente, las acciones propias adquiridas no se reconocen como un activo, porque carecen del rasgo esencial de un activo, es decir, la capacidad para generar beneficios económicos futuros

Los beneficios económicos futuros normalmente dados por una participación en acciones son el derecho a recibir dividendos y el derecho a ganar por un incremento del valor razonable de las acciones. Cuando una compañía tiene una participación en sus propias acciones, recibirá dividendos de aquellas acciones solo si está obligada a pagarlas, y tales dividendos no representan una ganancia para la compañía, ya que no hay cambio en los activos netos: el flujo de fondos es simplemente circular. 

Si bien es cierto que una compañía que mantiene sus acciones propias en cartera puede venderlas y recibir una mayor cantidad si su valor razonable se ha incrementado, una compañía generalmente es capaz de emitir acciones a terceros a (o cerca de) su precio actual de mercado. 

Aunque puede haber razones legales, de regulación o administrativas por las cuales es más fácil vender acciones mantenidas como autocartera de las que habría para emitir acciones nuevas, tales consideraciones no representan una diferencia fundamental entre los dos casos.

Ejemplo 24: Los hechos son los mismos que los del ejemplo 23. No obstante, en este ejemplo, el 1 de enero de 20X2, la entidad emitió las acciones a un tercero anteriormente independiente que se convirtió de forma simultánea en propietario-gerente de la entidad a cambio de 1.200 u.m. (valor razonable de las acciones en ese momento).

Las acciones propias de la entidad, mientras eran mantenidas por esta, se dieron de baja como una disminución de 1.000 u.m. en el patrimonio (véase la respuesta al ejemplo 23 anterior). El 1 de enero de 20X2, la entrada de efectivo de 1.200 u.m. por la transferencia de estas acciones al nuevo propietario-gerente se reconoce como un incremento en el capital de los accionistas y, por lo tanto, se reconoce como un incremento en patrimonio. De ello se deduce que no ha de reconocerse ningún ingreso de actividades ordinarias o gasto por la venta de dichas acciones.

La información sobre el rendimiento financiero de una entidad que informa ayuda a los usuarios a conocer la rentabilidad que la entidad ha generado sobre sus recursos económicos. La información sobre la rentabilidad generada por la entidad ofrece un indicador del desempeño de la gerencia en el cumplimiento de sus responsabilidades respecto al uso eficiente y eficaz de los recursos. 

También es importante la información sobre la variabilidad y los componentes de dicha rentabilidad, sobre todo al evaluar la incertidumbre de los flujos de efectivo futuros. La información sobre el rendimiento financiero pasado de una entidad que informa y del desempeño de la gerencia en el cumplimiento de sus responsabilidades suele ser útil para predecir la rentabilidad futura de la entidad sobre sus recursos económicos.

Los ingresos y los gastos se definen en relación con los elementos fundamentales (es decir, activos y pasivos), lo que otorga solidez al concepto de base contable de la acumulación o devengo que subyace a la NIIF para las PYMES

El rendimiento financiero (es decir, el resultado integral) se mide como el resultado neto de todos los ingresos y gastos del periodo, los que se determinan en función de todos los cambios producidos en los activos y pasivos durante el periodo (a excepción de los asociados a transacciones de patrimonio). 

Se utiliza el término resultado integral (y no el de resultados o ingresos netos), porque la NIIF para las PYMES exige (y en algunos casos permite) que ciertas partidas de ingresos y gastos se reconozcan fuera de resultados en el estado del resultado integral. Estas excepciones se hacen a nivel de los requerimientos (es decir, fuera de la Sección 2) y por motivos que exceden los conceptos expuestos en dicha sección.

La información sobre el rendimiento financiero durante un periodo de una entidad que informa, reflejado por los cambios en sus recursos económicos y reclamaciones distintos de los relacionados con la obtención directa de recursos adicionales a través de inversores y acreedores, es útil para evaluar la capacidad pasada y futura de la entidad para generar entradas netas de efectivo. 

Esta información indica el grado en que la entidad que informa ha aumentado sus recursos económicos disponibles, y con ello, su capacidad para generar entradas netas de efectivo a través de sus operaciones, en lugar de obtener recursos adicionales directamente a través de inversores y acreedores.

La información sobre el rendimiento financiero durante un periodo de una entidad que informa también puede indicar el grado en que ciertos sucesos, como los cambios en los precios de mercado o en las tasas de interés, han aumentado o disminuido los recursos económicos y las reclamaciones de la entidad, y con ello, afectado a la capacidad de esta para generar entradas netas de efectivo.

Ingresos


Ejemplos: ¿Gganancia o ingreso de actividades ordinarias?


Ejemplo 25: El 31 de diciembre de 20X5, una entidad vendió un inventario por 1.500 u.m. cuando su importe en libros era de 1.000 u.m.

El 31 de diciembre de 20X5, la entidad reconoce un ingreso de 1.500 u.m. (ingreso de actividades ordinarias por la venta de mercadería) y un gasto de 1.000 u.m. (costo de la mercadería vendida). (Véase también el párrafo 13.20).

Ejemplo 26: El 31 de diciembre de 20X5, una entidad vendió una máquina que usaba para la fabricación de productos por 1.500 u.m. cuando su importe en libros era de 1.000 u.m.

El 31 de diciembre de 20X5, la entidad reconoce una ganancia de 500 u.m. por la disposición de la máquina (véanse también los párrafos 17.28 y 17.30).

Cálculo: 1.500 u.m. de precio de venta menos 1.000 u.m. de importe en libros dado de baja por la venta = 500 u.m. de ganancias obtenidas por la disposición de la máquina. Nota: La ganancia es un importe neto (es decir, ingresos menos gastos).

Ejemplo 27: Una cadena de tiendas de bicicletas mantiene bicicletas para la venta o el alquiler a corto plazo. Las bicicletas que están disponibles para alquilar se utilizan durante dos a tres años y luego se venden en las tiendas como modelos de segunda mano. En todas las tiendas se venden bicicletas nuevas y de segunda mano.

Las tiendas tienen tres fuentes de ingresos de actividades ordinarias: (i) la venta de bicicletas nuevas, (ii) la venta de bicicletas de segunda mano y (iii) el alquiler de bicicletas.

La venta de bicicletas de segunda mano no se considera disposición de propiedades, planta y equipo, aunque las tiendas las utilicen durante varios años en su negocio de alquiler. Las tiendas de bicicletas se dedican al negocio de vender bicicletas nuevas y de segunda mano. Vender bicicletas de segunda mano es parte de las actividades ordinarias y recurrentes de las tiendas, por lo que los ingresos derivados de tales ventas representan ingresos de actividades ordinarias.

Gastos


Ejemplos: ¿Pérdidas o gastos?


Ejemplo 28 El 31 de diciembre de 20X5, una entidad vendió un inventario por 900 u.m. cuando su importe en libros era de 1.000 u.m.

El 31 de diciembre de 20X5, la entidad reconoce un ingreso de 900 u.m. (ingreso de actividades ordinarias por la venta de mercadería) y un gasto de 1.000 u.m. (costo de la mercadería vendida) (véase también el párrafo 13.20).

Ejemplo 29 El 31 de diciembre de 20X5, una entidad vendió una máquina que usaba para la fabricación de productos por 900 u.m. cuando su importe en libros era de 1.000 u.m.

El 31 de diciembre de 20X5, la entidad reconoce una pérdida de 100 u.m. por la disposición de la máquina (véanse también los párrafos 17.28 y 17.30 NIIF Para PYMES).

Cálculo: 900 u.m. de precio de venta menos 1.000 u.m. de importe en libros dado de baja por la venta = 100 u.m. de pérdida por la disposición de la máquina. Nota: La pérdida es un importe neto.